miércoles, 9 de julio de 2008

¡Carriles viejo ya!



¡Carriles viejo ya!

Actualmente es fácil encontrar por las carreteras que unen dos pequeños pueblos en la montaña los cuerpos aplastados de viejos sobre el asfalto. No hay ningún problema, los técnicos están buscando soluciones.

Una vez que un hombre ha perdido la virtud de conducir su automóvil queda atrapado en su pueblo. Les resulta del todo imposible pasear con sus taca-tacas o sus sillas de ruedas por las sendas de las montaña, por lo que tratan de escapar por las carreteras. El resultado es trágico: son arrollados por furgonetas y coches. Sin embargo; una sociedad moderna y avanzada repleta de técnicos y burócratas a la vanguardia de las necesidades sociales siempre está pensando, y cuando se ponen a pensar enseguida florecen soluciones. La solución tiene un nombre: el carril-viejo. Un espacio por donde desplazarse a poca a velocidad sin el inconveniente de ser atropellados por camiones. Pero mientras la maquinaria se pone en marcha para ampliar carreteras y ensanchar túneles por donde puedan trasladarse estos individuos es necesario legislar. Y así, todo viejo paseará con seguridad si se establece un código de circulación para viejos. De momento deberán salir de sus casas con chalecos reflectantes, casco y un bastón fosforescente, permitiendo la convivencia entre viejos y vehículos a motor.


http://www.campusred.net/campusalud/WWW_IMAGENES/anciano%20fumando.jpg

Dominguet ha envejecido prematuramente

2 comentarios:

Franky Molotov dijo...

Me parto!! XD carriles seniles, qeu buena idea. Estoy en la biblio de mi uni y menos mal que estamos en "vacaciones" y a las 9 no hay ni el Tato si no empezaría anotar cuchillos en mi espalda.

Reportero dicharachero dijo...

03.11.2001 Agencias

Luis Sohín, Laos.

Con la puesta en marcha del nuevo sistema de desplazamiento para ancianos se ha reducido en número de muertos en las carreteras camboyanas a un 0,2% en tan sólo 18 meses (68.991 fallecidos en 1999 por tan sólo 131 en lo que va de año). Pese a lo aparentemente positivo de la medida, las asociaciones de urbanitas han puesto el grito en el cielo por el brutal incremento de abuelos en las ciudades: "se escapan de zonas rurales y residencias e invaden las ciudades" ha declarado un portavoz. "Los obreros no terminan las construcciones y el Alzheimer y el Parkinson hacen inviable el equilibrio mental del resto de ciudadanos". El representante de los hosteleros de la capital ha ido más lejos: "Por cruel que parezca, hay que reconocer que los atropellos de estos seres seniles eran un filtro perfecto para que su número no nos desbordara como lo está haciendo". Los proyectos similares en países vecinos han sido interrumpidos por miedo a que se bloqueen los flujos económicos y comerciales como está empezando a pasar en Camboya. El gobierno sigue emitiendo mensajes de complacencia por el éxito de la medida.

 
Free counter and web stats