martes, 6 de marzo de 2012

La máquina para evaluar la locura

Mientras la maquinita que utiliza el poder para detectar la locura clasifica a hombres y mujeres según el tamaño de su cerebro. La maquinita de Dominguet clasifica a los locos según el tamaño de su corazón. En la fotografía, una víctima de la pseudociencia.

¡¡La nueva máquina¡¡


Dominguet ya está ultimando su maquinita para evaluar la locura. Esta maquinita será como el motor que funciona con agua. Los locos tratarán de destruirla.

Los primeros que tratarán de destruir la máquina para evaluar la locura serán los propios profesionales de la llamada salud mental, no tanto porque quedarán en paro debido a una maquinita que bien podría sustituirles, sino porque el diagnóstico que ofrecerá la maquinita será radicalmente diferente al que ofrecen ellos. El diagnóstico se lo anticipamos en primicia: según se asciende en la pirámide social, uno se vuelve loco. Esto evidentemente nos revela que la gente normal está loca, y eso ya no es tan normal. Que la maquinita nos diga que Dominguet ha caido en la locura tan solo le afecta a la gente que ama, con quienes ya no tiene tiempo para pasear,  y a la calidad de este periodiquito, que ha entrado en barrena. Pero esta maquinita quiere ser destruida porque lo que revela es que los locos están en el poder, y toman decisiones por nosotros.  Y ahora están llamando a la puerta.
 
Free counter and web stats